Menú de navegación
Cementerio de anclas

Cementerio de anclas

Tavira

Tavira es una ciudad portuguesa situada en la zona turística del Algarve, el área geográfica más meridional del país. Es una localidad pequeña, tranquila y muy agradable atravesada por el río Gilão.

Al sur de esta ciudad se encuentra la Isla de Tavira, una franja de arena de unos 11 kilómetros de largo que forma parte del Parque Natural de la Ría Formosa y en la que hay enormes playas de arena blanca y fina y zonas prácticamente salvajes.

Tavira

Fisherman in the lighthouse (flip en stock xchng)

En una de esas playas, la llamada Playa del Barril, se encuentra uno de los cementerios más extraños que podamos imaginar. Semienterradas en la arena, a unos metros de la orilla, se pueden ver un par de centenares de enormes anclas de barco oxidadas, colocadas en filas ordenadas como espectadoras mudas observando nostálgicas el espectáculo de ese mar que antes era su espacio natural.

Cementerio de anclas, Tavira

Cementerio de Anclas, Tavira. CC BY-SA Vistazos al mundo

Sobre el origen de tan particular colección hay dos versiones distintas: una que afirma que han sido puestas allí para recordar a todos aquellos marinos, compañeros y parientes muertos en la mar. Otra teoría más prosaica pero bastante más plausible dice que hace años Tavira dedicaba gran parte de su población a la pesca del atún y tenía una importante flota atunera. Poco a poco, al disminuir significativamente la población de dicha especie, esos barcos fueron dejando de faenar y sus tripulaciones buscaron otros quehaceres, sobre todo el turismo, que actualmente es la base de la economía local.

No se sabe quién tuvo la idea de poner las primeras anclas allí, pero cuando había ya varias descubrieron que a los turistas les llamaban mucho la atención y es de imaginar que decidieron crear lo que ahora mismo es una atracción más para los visitantes de la isla.

Sea cual sea su razón de ser, ver todas esas anclas impresiona y sirve para recordarnos la dureza de la vida en la mar.

Imagen de cabecera: CC BY-SA Vistazos al mundo.