Menú de navegación
Ice Hotel

Ice Hotel

Jukkasjärvi

En 1989,  en una aldea sueca llamada Jukkasjärvi, se organizó  una exposición de esculturas hechas de hielo y nieve. Para conservarlas y que se pudieran visitar se construyó un gran iglú. Por la afluencia de público que deseaba visitar la muestra, la capacidad de alojamiento de la pequeña aldea se agotó. ¿Qué solución se les ocurrió? Alojar a los visitantes en la propia estructura de hielo, entre las heladas esculturas.

Ice Hotel Suite

Ice Hotel Suite: CC BY Bjaglin en Flickr

Ese fue el origen del Ice Hotel, situado en ese pueblo lapón de nombre impronunciable, y que ha tenido tal éxito entre aquellos que no temen al frío que las plazas para alojarse en este original establecimiento, que sólo existe durante los meses invernales, se agotan con un año de antelación y en muy poco tiempo desde su puesta a la venta.

Para dormir allí es necesario un saco de dormir, instrucciones específicas para utilizar el baño y nociones de supervivencia en hielo, pero dicen los que han estado que no hay dificultad que no se supere con una buena sauna matutina.

Ice Hotel Suite2

Ice Hotel Suite: CC BY Bjaglin en Flickr

Durante la estancia es posible realizar diferentes actividades, entre ellas: cursos prácticos de escultura en hielo, excursiones para conocer la cultura, costumbres y cocina de los lapones, paseos en trineo tirado por perros, esquí, pesca en el hielo, observación de la aurora boreal e incluso, puesto que el hotel tiene una capilla, bodas.

Ice Hotel Church

Ice Hotel Church: CC BY Bjaglin en Flickr

Por supuesto, también es posible tomar una copa en el Ice Bar del hotel. Esto además se puede hacer todo el año, ya que hay un Absolut Ice Bar permanente en el Centro de Exposición Artística de Jukkasjärvi. ¡Seguro que no tienen problema para mantener frías las bebidas!

Copas en Ice Bar

111208 Lappland: CC BY Weisserstier en Flickr

Probablemente en un sitio así el frío se olvide ante la oportunidad de visitar un espacio que cada año se construye con los bloques extraídos de las puras e incoloras heladas aguas del río Torne. Un escenario que cada temporada es diferente, decorado con obras de arte únicas e irrepetibles que se fundirán en cuanto vuelva la primavera.

En el vídeo puede verse mejor el hotel, tanto el Ice Bar como algunas de sus habitaciones. Para más información se puede visitar directamente la página web del establecimiento.

Imagen de cabecera: Ice Hotel, CC BY Peter Grant en Imagebank/Sweden